Tiempo en Zaragoza

miércoles, 30 de enero de 2008

el bar de la esquina















La foto que ilustra este comentario, la he tomado de
garbre
Antigua Taberna del Moro estaba ubicada en la calle Sevilla. Año 1954. Arahal (Sevilla)
Fotografía gentileza de Rafael Jiménez (Taberna el moro).





Uno nunca sabe cuando las señales lo anuncian, no hay meteorólogos que nos avisen, lo dijo ya hace tanto el padre dylan que igual lo hemos olvidado

Pero las señales, tozudas, están ahí, avisando y nadie las quiere ver: hay un ruido infernal que nos dificulta distinguir lo esencial de la paja: radios, tertulias, cadenas de televisión, noticiarios, periódicos, Internet (aunque es esta jungla donde podemos encontrar de casi todo, como en botica, la biblioteca de los pobres, la de Borges y Alejandría), telenovelas, pogramas

Niños con lo ojos tapados, para preservar su intimidad, ahora también los abuelos aparecen así: no enseñéis la viejuz que es muy fea: definitivamente la arruga no es bella

¿Qué podemos esperar de un colectivo basado en el noble empeño de medrar; de tener, de ser, de aparentar: bla, bla, bla

Digamos que una de esas señales, otro día puede que se nos ocurran otras, haberlas haylas, tienen que ver con la desaparición de lo pequeño.

Recuerdo con saudade cuando iba a cambiar la correa del reloj que había heredado de mi padre, la última vez supe que ya no volvería jamás: el propio relojero, que se iba a jubilar, aguantó como un león hasta el último día: pero se iba él, y con él todos los relojeros:

quién necesita un relojero? hoy en día,
que los relojes están por todas partes, en digital o imitación, en las pantallas de los ordenadores, en los móviles, en los autobuses, en todas partes: quién necesita relojeros,

y quién necesita el bar de la esquina (que era de lo que quería escribir)

Es un pecado que los lugares de reunión tradicionales desaparezcan: las iglesias laicas en las que el trago redentor permite al parroquiano rumiar sus penas, hablar con el sacerdote que es el tabernero, relacionarse con otros humanos, incluso, si es el típico bar de la esquina, ir quizá con sus hijos para enseñarles el camino de perdición, no el McDonald (que debe ser el bueno) *

Hoy se cierran los bares antiguos, cambian de dueños y aparecen gentes de otros países (no tengo nada en contra, cuidadín) que como es normal no saben hacer un café y ahí empieza el desorden: dónde acudir? Desorientados ves a los otrora parroquianos en retirada al muermo y el hastío. Por ley sabia, los bares de la esquina, las cafeterías de tiempo y humo, los lugares humanos de acogida deberían estar protegidos y amparados.

Perdemos los mercadillos, perdemos el vecindario, los relojeros, perdimos hace mucho tiempo ya a los remendones, a los vendedores de fortuna – la chochona, hoy estamos que lo tiramos- , a los charlatanes y a los afiladores.....

Siempre perdiendo cuando creemos que estamos ganando.
La palabra, dónde nos queda la palabra si perdemos el bar de la esquina.




*

Y pongo el asterisco al hilo del hecho de que los niños en esa época –ya se ve en la foto- y bastantes años después entrábamos en los bares y tabernas y nos daban lingotazos (vino con soda, cervecitas...) para estar tranquilos unos y otros: sin hablar de quinas, palomitas de anís, pan con vino...

Aquellos barros trajeron estos lodos: hoy somos borrachos (ciertas generaciones crecidas en esos años 40 hasta no sabría muy bien decir, pero estimo que por los 80) pero no alcohólicos que es lo que parece ser que sucede cuando no se enseña a beber desde pequeñito, porque es muy malo y aparece el botellón y el jaleo generalizado y toda clase de brebajes y escasa y mala comida.

lunes, 21 de enero de 2008

Penguin Cafe Orchestra

























La Penguin Cafe Orchestra fué fundada por Simon Jeffes, un guitarrista visionario, inglés de nacimiento y lamentablemente desaparecido antes de finales del pasado milenio

Utilizando violines, violas, piano, percusiones, trombón,.... y sobre todo una imaginación desbordante ha llenado las páginas de la música de un estilo inconfundible (creo que la definía como minimalismo folclórico de cámara) donde se entrelazan la tradición clásica con la libertad que aportó el rock, siendo que ambos estilos le resultaban limitados, abrió las puertas de su creatividad al campo étnico (o del folclor mas europeo) para fabricar una colección impresionante de melodías, en ocasiones ocultas bajo los mas curiosos sonidos de teléfonos o relojes, y crear, finalmente un universo único, desbordante de humor y de buen gusto

No conozco a nadie, que habiendo escuchado sinceramente a la PCO no la tenga, ya para siempre, como banda sonora optimista y contagiosa. La PCO me reconcilia con la parte mejor del ser humano.

Porque, este es un hecho inherente a la música de Simon Jeffes y su orquesta: contagia, dentro de una explícita melancolía, alegría y ganas de vivir. Yo utilizo, esas malas mañanas de mala madre, piezas rescatadas de entre su discografía para levantame el ánimo, como hago por ejemplo con el concierto de Colonia de Keith Jarret

En www.penguincafe.com hay información sobre las actividades de esta orquesta (ya sin su líder), bios, fotos y una tienda donde puedes conseguir los discos maravillosos de esta orquesta


video

viernes, 18 de enero de 2008

reguetón












tú ya sabe, el minda me espikó como keriendo que lo dejara freeze

este es mi flou dedicado a boricuas y visitantes bien recibidos, cheikiró, cheikiró

soy el primero que ante el regetón he jurado en varios idiomas, la cosa machista y tal, hasta que, aparte de un irresistible ritmo, han aparecido los poetas latinos de hoy, quién os iba a decir que vendrían boricuas, del puerto rico,

allí han salido corriendo los primeros; por favor necesitamos leña en las rimas, estamos hasta los cojones de esas letras adormecidas con que nos bombardean desde no sé sabe muy bien dónde, pero ahí siguen, señor, sí, señor



Los Mios
by Tego Calderon
album: El Abayarde Contraataca (2007)


Lo mio me quieren por lo que soy,
y otros me quieren por lo que tengo,
cuando me muera palo yo doy,
y mientra tanto sigo jodiendo.

Si fuera boleto e’ loteria premio to’ me querian
Soy sensacional,
mai’ no pare porqueria,
cuando naci no llore la doctora estaba al dia,
desde la barriga pura chuleria.

Quiereme,
conoceme tu a ve,
y tratame bonito bendito.
Quiereme, si no se pue’ que voy hacer.
Segui pa’ lante y to bien.
Es que yo soy el verde coco,
pero en vaso de cristal,
comvertio en sigalda y al duro de matar,
me llueven los pollitos solito creen que soy ricoo.
Yo le hago buche y le juego su juguetito.
Mi mentalidad ha cambiao,
no se ni como te explico,
amo la humanidad quererme no e’ requisito,
escucha mi voz a lo que quiero no le grito,
esto apeta tanto que viene con un primito.

Lo mio me quieren por lo que soy,
y otros me quieren por lo que tengo,
cuando me muera palo yo doy,
y mientra tanto sigo jodiendo.(2)

Oye, Oye,
ultima vuelta de agradecimiento pa lo que me extrañan cuando mi ausente,
lo que me quieren, con mis defectos,
saben que soy de verdad hasta cuando miento.
Cuando yo muera quisiera ni se supiera pa’ no ecucharlo bendito bueno que era,
que hagan lo que quieran que me quemen que me entierren pero eso si que no lloren que se alegren,
por darme todo, yo siendo nada, lo aplauso el amor la fama.
Por tar’ conmigo, en buena y mala.
(ok) Oye Tego Calderon su pana. Uah

Quiereme,
conoceme tu a ve,
y tratame bonito bendito.
Quiereme,
si no se pue’ que voy hacer.
Segui pa’ lante y to bien.

Lo mio me quieren por lo que soy,
(ok) y otros me quieren por lo que tengo,
cuando me muera palo yo doy (palo yo doy),
y mientra tanto sigo jodiendo.

Lo mio me quieren por lo que soy (que se va‘ ce pirulo),
y otros me quieren por lo que tengo (me tienen que querer a la Buena),
cuando me muera palo yo doy (por soportarme la ma‘),
y mientra tanto sigo jodiendo.(no le quedan ma‘ na)

jueves, 17 de enero de 2008

la cabra















Pues no tengo mucho que añadir, es una invitación a menear el esqueleto, a mover el bullarengue, a darle una patada al muermo en su fuckin´ass, y por un rato disfrutar sin complejos del auténtico sonido de la cabra, beeeeeeeeeeeee

miércoles, 16 de enero de 2008

Fernando Quiñones








Por quiñones

Creyó seguir
Un reguero dorado en el agua
Mas allá del horizonte
Donde no se acaba nada

Creyó
En su creencia mayor
Ser un argonauta
Y como Jasón
Perseguir
El vellocino de oro

Creyó ser justiciero con legañas
Recorriendo los caminos
Entre quijote y sancho panza

Entonces ,solo entonces
Se dio cuenta de
Su locura y su estampa

Creyó ser un viejo odre de
Vino de jerez
Que se consumió
En combustión espontánea

Creyó ser
El fantasma de Falla
Tocando el piano
Por alegrías

Creyó también ser batíscafo
Escudriñando los mares
buscando con luz calamares, peixes,
bichos extraños

y vendedor de ropa vieja
charlatán, tahúr,
casi legionario
rey negro en la cabalgata
otra vez jasón, ivanhoe y el jabato

entonces solo entonces
se dio cuenta de
su locura y su estampa

Esta especie de exabrupto me la produjo una lectura (o relectura) de Fernando Quiñones, un escritor gaditano (Chiclana de la Frontera 1930-Cádiz 1998), ya fallecido, otro mas en esa lista de figuras desapercibidas en este país de porteras.
El libro, comprado por 3 lauros en un puesto callejero de Conil, era una selección de relatos cortos, y por el precio de un paquete de tabaco, te dura mas tiempo y es mas saludable

Quiñones, de quien es posible encontrar obras actualmente, incluso las póstumas, es una de mis pasiones, admirado por Hemingway, Borges, Onetti, ... y un aficionado flamenco de postín

Aparte de ser el alcalde de la Caleta, donde tiene un monumento, también un instituto lleva su nombre, condujo en la tele del blanco y negro un excelente programa sobre el flamenco en el que mostró a grandes de este arte. Impagable. Inició, en su adorado Cádiz, la famosa peña flamenca Enrique el Mellizo. Impulsó el festival Alcances en Cádiz (actualmente solo sobre cine, pero bajo su dirección mas amplio en su concepto) y sobre todo fue un ser vivencial, libre y de pluma hermosa y tierna. Yo no he leído a nadie que resuma mejor el paso del tiempo, quizá su gran tema, que este maravilloso gadita

Tiene una fundación a su nombre donde ampliar la info sobre él

jueves, 3 de enero de 2008

2008





















un nuevo año, hemos vuelto a cambiar las hojas de un calendario, y suponemos que gobernamos el tiempo


los historiadores nos podrían llenar un libro y varios diciéndonos cuándo y cómo fecharon el incomprensible paso de las horas, pero todos sabemos que no hay mas reló que el de arena o el de sol: implacables


mal instrumento el despertador, sea gallo, luz, o timbre, sea agua, viento o palabra: alevanta¡¡¡

cuando creeemos tenerlo todo amarrado, zacatás

cuando estamos en el pleno del pleno, zacatás

cuando, cuándo, cuando

adverbio de tiempo, creo lo llaman

Solo si el corazón late se dice del vivo, o si garrea el ECGGGE (electro) en pantalla impasible

Cómo es posible que sigan cantando los gorriones cuando llevo esta desgracia, recién, y ya pasó el minuto: acabó de acabar, dicen los incautos: o acabó o no acabó, pero acabar de acabar...

ahí acabamos, o cavamos, ¿cómo es el tiempo del que cavó su propio agujero?