Tiempo en Zaragoza

martes, 16 de diciembre de 2008

Oi gnostoi agnostoi atenas en el corazón














Hijos, no estáis solos, la rabia va lentamente inundando nuestros corazones, el camino va a ser duro, que nadie piense de otra forma, la lucha de la libertad siempre fue así, con sangre; pero no estáis solos, seguro



Mensaje enviado a los medios de comunicación en
Grecia por jóvenes – amigos del asesinado Alexandros.

::Fuente y traducción: Indymedia Madrid


Queremos un mundo mejor. Ayudadnos.

No somos terroristas, "encapuchados" , "gnostoi-agnostoi" *
Somos vuestros hijos. Ellos, oi gnostoi-agnostoi…

Soñamos – no matéis nuestros sueños.

Tenemos empuje – no paréis nuestro empuje.

Recordad. Una vez fuisteis vosotros también jóvenes.

Ahora perseguís el dinero, os preocupáis solo por el "escaparate" ,
habéis engordado, os habéis quedado calvos, os habéis olvidado.

Esperábamos que nos apoyarais, esperábamos que os interesarais,
Que nos hicierais sentirnos orgullosos por una vez.

En vano. Vivís vidas de mentira, habéis agachado la cabeza, os habéis
bajado los pantalones y esperáis el día en que moriréis.

No imagináis, No os enamoráis, no creáis. Solo vendéis y compráis.

Lo material en todas partes. Amor en ninguna parte. Verdad en ninguna parte.

¿Donde están los padres?
¿Dónde están los artistas?
¿Por qué no salen a la calle?
Ayudadnos a nosotros los hijos

PS: No nos arrojéis más gases lacrimógenos.
Nosotros lloramos por nuestra cuenta.

* conocidos/desconocidos




video

lunes, 8 de diciembre de 2008

ariel sharon













A principios de enero del 2009 este hombre alcanzará 3 años out. Sufrió, nos contaron, algún tipo de cosa vascular mala y quedó en coma, tan bien atendido que casi 3 años después sigue vivo de alguna manera. lo asombroso es que pregunto por él y la gente piensa: está muerto, realmente??, no sabemos.............

Perravida, asombro de asombros, el que, imagen canta, arrolló Chabra y Chatila, está en el limbo de los justos, el Señor pesando en balanza sus actos.

Ariel, que mal te ves, que poco dices, tú que fuíste vara de hierro, ahí, en ese hospital, tus hijos cada día yendo a verte, ariel, mereció la pena?