Tiempo en Zaragoza

sábado, 29 de diciembre de 2007

Eugenio Noel.















Nadie se parece a Noel y Noel no se parece a nadie.

No sé que hago que me fijo en personajes así. Si hoy vas a una librería es difícil que encuentres obras de Eugenio Noel, aunque la editorial Extramuros, de Mairena del Aljarafe (Sevilla) con la colaboración de la pasta general (en forma esta vez de Agencia Andaluza para el desarrollo del Flamenco) ha editado varias obras suyas en formato facsímil

Fuera de eso tienes que ir a librerías de viejo, a sistemas de compraventa por internet como ebay o todocolección, y ahí puedes encontrar algo de este airado español, vitriólico y soñador, puro zumo de la españa -si es que ésta existe- que algunos amamos: Nervio a nervio, fibra a fibra.

"Ha muerto Eugenio Noel, en la cama de un hospital, pobre como una rata y, aparte de su mujer, abandonado como un trasto inútil"

Este es el trato que siempre dió nuestro país cicatero a sus mártires; Saturno devorando a sus hijos, un conservadurismo rancio y apestoso, de olor a caverna en boca, y de puñal si la cosa hubiere de llegar: padrinos de mafias y carteles: do quiera pusimos el talón llevamos, oh itálica abandonada, nuestras peores artes: Nápoles, Sicilia, Bélgica, Latinoamérica

Por 3 veces negamos al señor,

cuando expulsamos a los que nos dieron riqueza y agro, cuando gritamos vivan las caenas, y cuando mancillamos la voluntad del pueblo

No me apetece poner apósitos ni emplastos, no quiero hacer fácil lo que no lo es. Que aquí hablemos de Unamuno o de Cela, no impide que existamos quienes busquemos otro aire vivificador aunque a éste le dieron palos desde que, pobre como los pobres de esta patria, asomó su testuz

A su primer artículo pulicado, cárcel Modelo, y luego, esa España profunda, célebres razas ubérrimas, lo pelaron al cero, lo apalearon....

Febril, tumultuoso como una riada de las de antes, incansable, Eugenio Noel es una fuente de luz, de palabra (cuidado, porque las sabía todas, y las que no las inventaba: esos momio de la Academia de los sillones, tan entretenidos en leer quizá a perez reverté, no aprueban los vocablos que lanza a diestro y siniestro Noel en su obra: la mayoría no existen en su ilustrísimo diccionario, de tanto esplendor que nos tenemos que poner gafas de sol para no cegarnos)

Zangones de mi patria, virotes trafagosos de mal raher y andelgüe, gachonales de cuadro, trago y envite: oé, oé,oé

No sé si algún día luminarias iluminarán la luz de este febril escritor, de este español de pura cepa, de este libertario de sí mismo, pero tú improbable lector, arrímate a él, y disfruta de su flamenquismo de primera en su campaña antiflamenca o en su magnífica novelita sobre Joaquín el de la Paula

es curioso, pero recientemente me topé a Noel en Zaragoza, y hablaba, como no podía ser menos de Joaquín Costa, de esa tumba que tiene allá en Torrero

esa regeneración que nunca nos dejarán hacer, los canallas, los hijos de mala madre que abundan en nuestro suelo

2 comentarios:

casandra dijo...

Comandante: sabes dónde puedo encontrar textos digitales de este sorprendente escritor. Reconozco que no lo conocía, maldita mi ignorancia.
Pd. Me divierto mucho con tu página y, sobretodo aprendo.

comandante dijo...

hola casandra

gracias por tu comentario, no sé donde encontrar algo sobre Noel en digital, si tengo tiempo lo busco y te digo, pero en la editorial de la que hablo (y a la qque creo hice un link) a bastante buen precio hay 3 obras (al menos) de Noel, aunque la de Martín el de la Paula es un torrente de un lenguaje increíble (hay del orden de 20 palabras por página que no aparecen en el diccionario), la que estoy leyendo ahora sobre escenas y anadanza de las campaña antiflamenca es un bnofetón de realidad: qué tipo, por favor

bss
José Luis

Comaandante (aunque me llaman comandante, con la responsabilidad que ello lleva pues me bautizó así un hijo de Cuba, del que algún día escribiré, el gran Angá; yo he preferido la forma burlona del coma andante :)))

si vivieras en zgz rte invvitaría a mi sesión musical La cabra non stop